La Auditoría Superior de la Federación (ASF) entregó este miércoles el informe de Cuenta Pública 2015 en el que se evidencian varias irregularidades en el manejo de los gastos de la Cámara de Diputados.

Razón por la cual la dependencia causó un presunto daño al erario equivalente a más de 165 mil millones de pesos sin comprobar que este dinero fuera utilizado en trabajos legislativos.

El presupuesto que recibieron los diputados en dicho año fue de 7 mil 812 millones de pesos, de los que la auditoría revisó 6 mil 198 millones 748 mil pesos.

“Subsiste una limitada rendición de cuentas de los recursos ejercidos en subvenciones y otros conceptos relacionados con actividades legislativas, que en el año 2015 ascendieron a mil 742 millones 978 mil 600 pesos”, indicó Juan Portal auditor superior de la Federación.

En el informe de la ASF no se obtuvo suficiente información para evaluar la racionalidad del gasto de la Cámara. El dictamen del organismo concluyó que, “en términos generales”, los diputados no cumplieron “con las disposiciones legales y normativas aplicables en la materia”.

Entre los presupuestos que se examinaron se encuentran los de Servicios Personales, Provisiones Salariales y Económicas, Asignaciones para el Cumplimiento de la Función Legislativa, así como otros Subsidios y Subvenciones.

Con información de Reforma y El Financiero

Comentarios

Comentarios