Se reserva Duarte derecho a allanarse; podría recibir pena de 55 años

Javier Duarte, exgobernador de Veracruz, compareció este miércoles ante el Tribunal Quinto de Sentencia de la ciudad de Guatemala. El expriista confesó que tenía seis meses de vivir en ese país y declaró que se abstendría de aceptar la petición del gobierno mexicano para trasladarlo al país.

“En este momento no puedo allanarme sino hasta que llegue la solicitud formal de extradición y sea evaluada por mi defensoría, esto no quiere decir que no lo vaya a hacer”, expresó el acusado en audiencia frente a los magistrados guatemaltecos.

En la reunión, las autoridades sudamericanas le informaron que no estaba obligado a responder ninguna pregunta sobre su caso, dado que no enfrenta  cargos en aquel país, pues había citado únicamente para darle a conocer los motivos de su detención.

Posteriormente, le pidieron que se identificara por su nombre y proporcionara el de su esposa y padres; asimismo, se le solicitó que diera información sobre su domicilio en México.

duarte

El exgobernador admitió que llevaba casi medio año viviendo en territorio guatemalteco; lo cual confirma lo declarado por Omar García Harfuch, director de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la Procuraduría General de la República (PGR).

La pista clave que llevó a las autoridades mexicanas a ordenar la detención de Duarte, fue el testimonio de José Juan Janeiro Rodríguez, abogado fiscalista y supuesto cómplice del imputado.

En septiembre de 2016, el litigante advirtió que existían registros de gastos personales por 350 millones de pesos que la Secretaría de Gobierno de Veracruz no podía justificar. El testigo delató que Duarte sugirió borrar las transacciones del registro electrónico financiero de la entidad, sin embargo, al estar registradas en el sistema bancario era imposible negarlas.

Un mes despúes de esta advertencia, el expriista renunció a su cargo y la PGR inició las investigaciones en su contra.

Alberto Elías Beltrán, subprocurador jurídico y de Asuntos Internacionales de la PGR, detalló que de comprobarse estas acusaciones, el veracruzano podría enfrentar una pena de hasta 55 años en prisión. La pena de por el delito de lavado de dinero es de 15 años, mientras que el cargo por delincuencia organizada se paga con 20 o 40 años.

Beltrán previó que el gobierno mexicano presente la solicitud de extradición contra Duarte la próxima semana.

Comentarios

Comentarios